El inglés y sus dialectos en el mundo

A diferencia de muchos idiomas que provienen del latín, el inglés no muestra características tales como conjunciones distintas por cada sujeto o una construcción gramatical complicada, es un idioma de fácil aprendizaje que es sencillo de entender y asimilar.

Hay que ver este idioma como una especie de ser viviente y todos los seres vivientes tienen incontables especies y subespecies de esas mismas especies. Eso quiere decir que se trata de todo ecosistema complejo y estructurado por descubrir.

Estas especies, por así decirlo, son llamadas dialectos. Los dialectos son variaciones del idioma mismo y también son diferentes combinaciones que tienen resultados interesantes y divertidos.

Cambiar de ciudad, estado, continente o país te ofrece una visión completamente distinta del inglés, casi como dar un giro de 180 grados. Podrás apreciar las distintas caras del idioma, los distintos dialectos e incluso los distintos modos de vida de los hablantes del idioma.

No todo es sobre Estados Unidos y El Reino Unido

Las personas que apenas van adentrándose en el aprendizaje del inglés solo suelen conocer dos tipos: el inglés americano y el inglés británico.

El primero es el más conocido y aceptado mientras que el segundo resulta exótico y en ocasiones intimidante, pero decir que estos dialectos son los únicos dos rostros del inglés es quedarse corto.

Solo en los Estados Unidos existe más de una docena de dialectos, dependiendo de la zona o estado en el que te encuentres el dialecto será distinto, como si de viajar a otro mundo se tratase.

Desde el inglés afroamericano hablado por los americanos de raza negra hasta el famoso inglés sureño hablado por los habitantes del sur de los Estados Unidos, cada dialecto representa una cultura distinta e incluso un modo de vida distinto.

El inglés del medio oeste, el inglés chicano, el estándar e incluso el hawaiano -por mencionar algunos pocos- son evidentes ejemplos de que solamente en Estados Unidos el inglés ofrece una infinidad de matices que merecen la pena ser investigados y degustados, también nos muestran que no alcanza una vida para aprender un idioma en su totalidad.

Incluso al norte, en el vecino país canadiense podrás encontrarte con otra variación del inglés. Y aunque esta pueda sonar similar al inglés norteamericano para los oídos inexpertos, para otros son acentos completamente distintos.

Algunas personas no la saben, pero uno de los idiomas más hablados en Canadá, aparte del inglés, es el francés. Y ese mismo inglés canadiense contiene muchos aspectos del francés.

Si te vas al otro lado del charco, hacía el viejo y querido continente, te encontrarás en el Reino Unido. Solamente en Inglaterra puedes encontrarte muchos acentos y dialectos distintos, pasar de una zona residencial a otra es otro cambio completo de perspectiva. Desde el popular acento londinense hasta el acento de la zona de Yorkshire

En otros países británicos como Gales, Irlanda y Escocia nos encontraremos con acentos que en ocasiones parecen irreales e imposibles de entender.

Son bastante únicos en su misma existencia, muchas de las pronunciaciones y maneras de hablar de estas zonas no suelen figurar en los traductores fonéticos más avanzados.

Son acentos con pronunciaciones tan distintas que los mismos nativos a veces ni siquiera se entienden entre ellos, lo cual dificulta el proceso de comunicación pero no deja de ser una situación graciosa e interesante, así que ya sabes, no te sientas mal por no entenderlos al instante.

Pero tal y como te mencionamos al inicio: no todo se queda entre los Estados Unidos y El Reino Unido…

Aún hay más continentes por descubrir

 En el soleado y hermoso Caribe tenemos a la isla de Jamaica, en la cual se encuentra una de las variaciones del inglés más complejas que existen, con entonación y ritmos de hablar que en ocasiones rayan lo teatral pero no por eso dejan de ser interesantes y dignos de aprender.

En el continente de Oceanía contamos con dos países claves:Austria y Nueva Zelanda. Ambos países ofrecen dialectos que son considerados muy difíciles de escuchar, convirtiendo a la comprensión oral en un reto divertido que vale la pena aceptar.

Los «vástagos» del inglés cuando este se junta con otros idiomas también son considerados dialectos completamente distintos y aceptados lingüísticamente, son objetos de estudio e investigación. Algunos de estos son el spanglish y el franglish.

¿Por qué aprender un dialecto? ¿Qué beneficios trae?

En la mayoría de los libros para aprender inglés no se estudia ni se aborda la existencia de los dialectos pero aun así está comprobado que aprender un dialecto es una gran herramienta para agudizar los oídos y mejorar la compresión auditiva. Sin embargo, en las grabaciones que se usan en los salones de clase siempre se usan conversaciones ensayadas y practicadas con anterioridad, no suenan para nada naturales.

Más razones útiles para aprender:

  • Mejor comprensión del idioma y aprender que el inglés no gira alrededor de un acento sino de muchos y que es un idioma que merece ser estudiado a profundidad.
  • Un dialecto te ofrecerá un punto de vista que no ofrece ningún instituto especializado en la enseñanza del inglés.
  • Los dialectos son una excelente manera de estudiar inglés desde un nuevo punto de vista.
  • Te enseñarán que no debes avergonzarte de tu pronunciación ni de la forma en la que hablas.
  • Si te interesa a un país cuyo idioma principal sea el inglés no está nunca de más tener conocimientos de los distintos acentos y dialectos se hablen en este, así sabrás cual es el slang (forma en la que se habla) de la zona y te permitirá mimetizarte con el ambiente, así serás uno más del grupo.

Imitar un dialecto es una forma divertida y muy efectiva de mejorar tu pronunciación 

En ocasiones la forma en la que una palabra se pronuncia puede resultar difícil o desafiante pero medida que aprendas te darás cuenta que otros dialectos pronuncian esa misma palabra de una forma completamente distinta.

Un pequeño ejemplo de la diferencia entre dialectos sería entre la pronunciación entre el inglés americano estándar y el inglés irlandés: ambos sirven para demostrar lo diferente que puede resultar el idioma desde países distintos y nos muestran que aunque compartan el idioma esto no los hace totalmente similares. 

Ejemplo de inglés americano estándar: Mybrotherishandsome (Mi hermano es guapo).

Su pronunciación sería /maibroterisjandsom/. 

Ejemplo de inglés irlandés: Mybrotherishandsome (Mi hermano es guapo).

En este caso su pronunciación sería /mi broterisandsom/. 

Te darás cuenta de que ambas pronunciaciones son distintas y el hecho de que sean distintas no quiere decir que alguno esté equivocado que una sea mejor que la otra.

También notarás que ambas pronunciaciones son correctas y aceptadas, solo son dos caras de un dado con muchos lados.

Esta pequeña comparación no es ni siquiera un 1% de la inmensa diferencia entre los diferentes tipos de dialectos y variaciones del inglés que existen. Con esta publicación apenas comenzarás a ver la punta del iceberg de las muchas diferentes versiones del inglés. 

Aprender un dialecto puede ser algo divertido y edificante 

Gracias a los servicios de streaming y de televisión por cable, así como también gracias a  los videojuegos y las salas de chat, es posible conocer un nuevo dialecto aún en épocas de cuarentena.

Busca una serie o película que presente un dialecto que sea de tu agrado y comienza a verla, a escuchar lo que los personajes dicen y a imitarlo.

Pronto te encontrarás hablando similar a un habitante más de Londres, o si tal vez como un campirano del sur de los Estados Unidos o un cazador de cocodrilos de Australia.

Tip: Buscar en YouTube la pronunciación especifica de un dialecto también es de bastante ayuda, de esa forma te darás cuenta de las de entonación, ritmo y pronunciación que cada variante del inglés presenta.

Estudiar un dialecto no tiene por qué ser algo aburrido sino más bien una nueva aventura en el proceso de aprendizaje del idioma inglés.

Hasta las personas más consagradas con el inglés, con todos los aspectos del idioma cubiertos con excelencia y destreza fallan a la hora de comprender y entender un dialecto que nunca antes habían escuchado, es por eso que el aprendizaje «total» es un idioma es algo casi imposible.

Aprenderás nuevas palabras, sinónimos graciosos y divertidos que nunca antes se te habrían ocurrido, expresiones nunca antes vistas e incluso te motivarás a practicarlo todos los días, con tus amigos.

La imitación de un acento es una de las claves para asimilarlo y reproducirlo y así poder pronunciarlo a la perfección.

Al descubrir la existencia de un dialecto diferente conocerás nuevos límites y fronteras que desconocías del inglés, te darás cuenta de que no es una lengua insípida y carente de gusto, todo lo contrario, descubrirás que el inglés no es solamente lo que aprendes sino también lo que vives, observas y experimentas.

¿De cuál país te gustaría conocer más su dialecto? ¡Cuéntanos en los comentarios!

About Author

Deja un comentario